Sobre como una Navidad se me juntó con la otra

Sobre como una Navidad se me juntó con la otra

En diciembre del 2015, tuve la grata, extraordinaria e inolvidable sorpresa de que estaba embarazada. Con este descubrimiento tuve una revolución emocional y varios cambios en mi alimentación.

 

Comer (un poco más) de ciertos dulces y carbohidratos, digamos que fue el permiso que me di con mi nueva condición, a eso se le sumo la disminución de movimiento en los primeros 3 meses por prescripción médica…..algo que afortunadamente pude contrarrestar con caminatas y natación a partir del mes 5.

 

Mi deseo de dulce y de proveerme cierto confort a través de la comida me acompañó no sólo durante el embarazo, sino en estos meses de cambios drásticos en mis rutinas, en donde la pausa para comer se convertía con facilidad en el tiempo y momento para relajarme, de la mano de algunas calorías extras……. y así fue como los excesos de una navidad se me juntaron con la otra.

 

¿Te ha pasado alguna vez esto?

 

En mi caso fue la excusa de mi embarazo, pero existen muchas buenas excusas:

Mi trabajo no me da tiempo para comer sano

La cena es mi comida fuerte y la que más disfruto

No me gusta desayunar

Creencias del tipo “La comida es un placer de la vida y no hay que limitarse”

 

Hoy en la última semana de Enero, ya han pasado 5 meses desde el nacimiento de mi hijo y tengo un exceso de 10 kilos post-embarazo. Digamos que relacionarme con el sobrepeso en mi cuerpo embarazada era mucho más fácil que ahora. El ser comprensiva conmigo misma para reconocer que funciono con nuevos ritmos y con diferente energía (de mamá trasnochada), es clave para definir el tamaño de mis ambiciones en la dimensión física y salud, y el ritmo con el cual quiero alcanzarlas.

 

En mi anterior artículo (¿Cómo quieres sentirte?), compartí las 5 dimensiones en la que enfocaría mi planeación 2016, estas son: Estilo de Vida, Cuerpo y Salud, Creatividad y Aprendizaje, Relaciones y Espiritualidad.

 

Hacer un compromiso con la dimensión cuerpo y salud, me asegura que tendré la calidad de energía necesaria para completar mis deseos en las otras dimensiones, siendo Estilo de Vida la que tiene segunda prioridad.

 

Sin duda, los inicios de un nuevo año activan en muchos de nosotros el “Deber Ser”…..Debería comer menos, Debería hacer más ejercicios, Debería dormirme más temprano, Debería leer más, Debería inscribirme en esa clase que tanto quiero, Debería tener más tiempo con mis hijos, Debería regresar a la escuela/universidad, Debería gastar menos……y la lista puede ser interminable.

 

A la hora que todos los debería se han instalado en tu cabeza y danzan juntos, nuestro deseo de dar el primer paso para HACER ALGO, está minado por el AUTOMÁTICO PESO DE TODOS LOS DEBERÍAS, y la consecuente dificultad de dar tan sólo el primer paso…..¿Te ha pasado?

 

Bien, a mi si me ha pasado, y hay sólo 2 cosas que he encontrado como antídoto para que un “Debería” no se vuelva el tormento de mi vida:

 

  1. Escuchar mis pensamientos e identificar cómo me hacen sentir…..Si me siento excesivamente pesada, sin ánimos y deprimida….Ese debería no trae buenas cosas para mi (al menos no es buen momento para atenderlo).
  2. Darme confort de manera saludable en forma de:
  • Diálogo interno positivo. Según sea el caso puedo decirme a mi misma….“Lo haz hecho antes y lo harás nuevamente”, “puedes tenerlo todo, más no en el mismo momento”, “Se amable con tu cansancio y atiéndelo”, etc.
  • Un desayuno bellamente servido (alimento para mis sentidos).
  • Una caminata en el bosque, sintiendo el aire y la conexión con la naturaleza.
  • Tomar un té delicioso servido en tazas inspiradoras a mi vista.
  • Darme un masaje de 30 minutos.

 

¿De qué sirve todo esto?

 

Bien, si vas a luchar o a encarar:

Los kilos de más…

Ese proyecto o sueño que tienes olvidado

El retraso en lecturas o compromisos con otros…

El acomodo en tu casa que tanto necesitas…

O el tiempo de calidad con tus hijos o pareja…..

 

LO PRIMERO, LO PRIMERO…..es que aprendas a conectar con un estado de paz, o al menos neutral contigo mismo.

“No puedes dar lo mejor de ti, desde un estado mental y emocional de guerra interna”

 

Con base en lo que a mi me funciona, te pregunto:

 

¿Qué ajustes necesitas hacer contigo para cultivar un estado de relax o paz interior antes de poner acción a tus objetivos de este 2016?

 

  • ¿Ordenar tu closet o escritorio y ganar una sensación de orden?
  • ¿Preparar una comida deliciosa en fin de semana para ti y tu familia y actualizarte con tu rol de ama de casa?
  • ¿Deshacerte de objetos que no usas y que te roban espacio y vista a un lugar privilegiado de tu casa?
  • Tener esa reunión con amigos que tanto añoras y renunciar a decirte "es que no tengo tiempo".

 

¿Qué te dará la sensación de tranquilidad, orden y energía que necesitas para conectar con la disciplina de cumplir tus objetivos 2016?

¿Ya vinieron algunas ideas a la mente?

Ok….Hazlo!! Hazlo hoy mismo!!

 

No juzgues negativamente cualquier cosa que se te ocurra. A veces la actividad menos pensada puede traerte esta sensación de energía y motivación para actuar.

 

¿Te sirvió este artículo?....Bien, compártelo por mail o en redes sociales (sobre la imagen de este articulo puedes hacerlo a través de alguno de los íconos), y contagia estas estrategias que seguro funcionarán para otros.

 

¿Quieres compartirme lo que te funciona para cargarte de energía y poner manos a la obra en nuevos objetivos?......me encantará leerte…..escríbeme a mi mail: coach@marugarcia.com o deja tu comentario por aquí.

 

 

¡Éxitos!

Coach Maru García

No hay comentarios

Deja un comentario