¡Estoy en Reset!

¡Estoy en Reset!

Cuando se trata de renovar o reinventar “lo que es cierto para ti” (reset), lo peor que podemos hacer es no dedicarnos tiempo a escucharnos y conectar con los aprendizajes y mensajes que cada nuevo día trae para nosotros.

 

Tomar distancia de este espacio público por 3 meses, no fue una decisión fácil, y si  necesaria. Descubrir y redescubrir continuamente lo que te hace bien ( nutre, da placer, da paz), ante nuevas circunstancia es un viaje que a todos los seres humanos nos toca vivir.

 

¿Qué me hace bien  ahora que perdí mi trabajo?

¿Qué me hace bien ahora que ese proyecto que tanto esperé no está sucediendo?

¿Qué me hace bien ahora que me divorcié y no sé que hacer conmigo?

¿Qué me hace bien ahora que no tengo a mis amigos disponibles?

¿Qué me hace bien ahora que mi cuenta bancaria no luce tan atractiva?

 

Y fíjate bien…..la pregunta es: ¿Qué me hace bien? y no ¿Qué debería hacer?

 

Fortalecer en nosotros el hábito de la reflexión (que culturalmente muchas veces no nos inculcan), nos permite hacer las paradas necesarias para entender lo que necesitamos a cada momento, y este hábito se vuelve aún más vital cuando estás cruzando cambios que te afectan en tu identidad, es decir ¿Quién soy? y ¿Qué tengo para ofrecer a otros?

En mi caso la pausa y la reflexión me han guiado para….

Aceptar mi nuevo cuerpo (post-parto).

Aceptar que mis niveles de energía fluyen según factores mucho más allá de mi (temporalmente).

Aceptar que tu relación de pareja se ve desafiada por no tener la misma energía y paciencia.

Aceptar que mis antiguas rutinas, son eso….mis antiguas rutinas.

 

Aceptar que hay una Maru que se está reinventando y aprendiendo a incorporar todos los nuevos elementos del recién estrenado rol de  “mamá”,  me ha hecho sentir en estos meses que:

  • Mis prácticas de productividad aunque geniales, no se adaptan a mi momento presente.
  • Mis ambiciones en mi rol como emprendedora estaban un poco desfasadas.
  • Privilegiar el tiempo libre para la lectura, escritura o tratamientos de cuidado personal, en detrimento de horas de sueño no era buen negocio.
  • Los eventos externos que hoy aportaron balance a mi día, mañana pueden cambiar drásticamente y sumergirme rápidamente en estrés e incertidumbre.
  • ¿Vacaciones?.....ya tuve las primeras en el maravilloso Cancún……Ahora las quiero en casa (en pijamas y con una babysitter) ¡Si esas son mis nuevas vacaciones en estos tiempos!

Cada día que no tuve tiempo para hacer algo que me da placer y confort, aprendí a recordarme que no siempre será así, y de este modo le coloco temporalidad a este momento, en el cual le he dado privilegio a mi hijo y a nuestra relación, y esta experiencia ha sido la perfecta situación para reaprender  sobre los límites entre estar disponible para otros, o apartarme para hacer cualquier cosa que me cargue de energía y vitalidad.

Al igual que muchas mamás, he experimentado ansiedad al separarme de mi hijo por razones que no son (en el pensamiento convencional) estrictamente indispensable.

  • Salirte de casa 2 horas a tomar un té y trabajar un rato desde tu computadora.
  • Ir a tomar un masage.
  • Dormir toda la noche en el cuarto de visitas, mientras tú bebé tiene gripe y se lo encargas a tu esposo porque ya llegaste a un límite de cansancio.
  • Dejarlo llorar un poco en la cuna (al cabo por llorar un poco - mientras cocinas - no le pasará nada).

Y la lista puede continuar………Elegir atendernos, antes de atender a otros, ha tomado una dimensión muy diferente desde que soy mamá. La atención y cuidados que me doy son "más que nunca antes", mis aliados para  dar lo mejor de mi.

Para ti que seguramente eres líder de tu vida:

¿Cuándo tomar una pausa es estrictamente indispensable?

¿Qué determina que tengas tiempo para reflexionar sobre tu vida?

¿Sabes cómo hacerte feliz cada día?

Si no tienes respuesta inmediata a estas preguntas…..NO ESTÁS SÓLO…..el chiste es que nos hagamos las preguntas, y nos ayudemos a movernos en la dirección de:

Más Autoconocimiento

Más Autocompasión

Más Amor Propio

Si tú estás bien, darás lo mejor de ti a otros.

Trabajar en ti, es trabajar en otros.

Vivirte Feliz, es hacer feliz a otros.

 

"Vivir una vida plena es un trabajo de todos los días y está más a nuestro alcance si nos escuchamos"

Gracias por estar, gracias por leerme.......

¿Te gustó este artículo?, déjame tus comentarios acá abajo o reenvíalo a quién creas le viene bien.....me encantará que mis reflexiones sean útiles a otros y sobre todo rompamos con la fantasía de que ¡SÓLO A MI ME PASAN ESTAS COSAS!

Si quieres compartir experiencias o inquietudes de manera más individual escríbeme a mi correo coach@marugarcia.com

 

¡Éxitos!

 

PD: Debido al lanzamiento de esta nueva página web, he transferido mis anteriores artículos en versión mejorada. Te invito a que visites mis anteriores publicaciones según sean los temas de tu interés (productividad, liderazgo, confianza, emprendurismo, entre otros).....También que me dejes tus comentarios, ya que los comentarios anteriores tuvimos que dejarlos ir para migrar a este nuevo lugar.

No hay comentarios

Deja un comentario