¿Detox para el cuerpo o detox para la mente?

Yo Playa

¿Detox para el cuerpo o detox para la mente?

La semana pasada cuando inicié un programa de detox (desentoxicación) basado en alimentarme durante 5 días con base en tres licuados diarios sustituyendo mis 3 comidas, más dos snacks saludables, pensé que estaría muriéndome de hambre y sacando hasta la última gota de fuerza de voluntad para cumplir la meta.

 

Hoy ha pasado más de una semana, y me encuentro no sólo feliz por haber logrado completar esa fase, también me encuentro feliz por la libertad, energía, productividad y plenitud que experimenté y sigo experimentando hasta hoy.

 

El motivo principal que me guió a tomar este camino no es el de recuperar la figura espectacular que comparto en este artículo (foto tomada hace 7 años),…….NO….….mi preocupación en éste momento de vida no es tener un cuerpo “fit”, o muy delgado….mi preocupación en éstos días es sentir que la energía que tengo me alcanza para:

 

Preparar comidas saludables para mi bebé

Tener momentos de inspiración en mi día (lecturas, meditación, caminatas)

Tener curiosidad de preguntar a mi pareja cómo estuvo su día

Bañarme, arreglarme y sentirme guapa con ciertos cuidados físicos

Tener momentos de creación (escribiendo en mi diario o para este blog)

Mantener mi hogar ordenado y limpio

Mantener comunicación con mi familia (aunque sea por whatsapp)

Atender a mis clientes como merecen

Y la lista podría continuar….

 

Aún cuando me quedaba claro que la mejor forma de tener la energía para cubrir todas mis actividades, era la forma en la que comía, también me quedaba claro de que la brújula que me guiaba y lo que me funcionaba antes del embarazo, o estaba extraviada, o la había perdido.

 

Experimentar más vitalidad con éste cambio en mi alimentación, me trajo la certeza de saber como comportarme y qué hacer a la hora de comer, lo cuál fue tremendamente revelador, no sólo porque los suplementos alimenticios estaban haciendo su trabajo, sino también porque mentalmente no invertí energía diaria en preguntarme:

 

¿Qué quiero comer hoy?

¿Será saludable?

¿Es lo que necesito?

¿Será que lo como para que no se pierda?

“ Mejor como lo que se me antoje….. total he trabajado duro hoy”

 

Dados mis niveles de cansancio y el proceso de redescubrir mi cuerpo post-parto, tener estos diálogos conmigo misma eran parte de la regla para encontrar la fórmula mágica que me hiciera sentir con más fuerza física, mental y emocional……lo cuál paradójicamente era también una gran fuga de energía.

 

Usualmente elegir que comer, es una combinación de escuchar lo que mi paladar me dice, y escuchar lo que mi cabeza me dice. Comer saludable en general no es un problema para mi……pero tenía la brújula extraviada.

 

Entre las grandes revelaciones de esta experiencia que en realidad llamaría de desintoxicación mental, descubro esto:

 

  • Menos es más. Más simple y claro el plan, más libertad mental experimenté en la forma de “0” pensamientos de dudas o cuestionamientos, lo que a su vez me hizo ganar tiempo, confianza y sentirme productiva.

 

  • Romper el ciclo vicioso. Es tan pero tan fácil proveerte de confort y placer a través de la comida cuando estás cansado, que he ganado un nivel de compresión y empatía distinto con todas las mamás que aún observo con sobrepeso. Sentir la necesidad imperiosa de comerte la galletita, el chocolate o el helado en la tarde como medio de subir violentamente mi energía, sólo me llevaba a agravar el problema, primero porque el subidón de energía no dura mucho, y segundo por la cruda moral de saber que no es una opción que nutre realmente el cuerpo, al menos no si se vuelve muy regular en tu rutina.

 

  • Recordar que tengo el control. Cultivar la disciplina a través de la alimentación, además de proveerte de más energía, le da un mensaje claro a tu cerebro de “Yo estoy a cargo”, “Yo mando”. Tu autoestima y autoconcepto pueden ganar un gran empujón por ocuparnos de controlar una de las cosas que con certeza podemos controlar y es lo que nos llevamos a la boca. Cuando puedes sentirte en control con pequeñas cosas, tu mente se abre a concebir con más facilidad el como influir en otras más complejas.

 

Tal como lo decía en mi anterior artículo "Mi nuevo cuerpo tiene más peso, y me enfoco en sentir el peso de la experiencia que estoy construyendo no los números en la balanza”…. más sobre este artículo dale click aquí"

 

La pregunta que retumbó en mi cabeza y que estoy rumiando con esta experiencia alimenticia es:

 

                           ¿Cómo sería tu vida con menos dudas?

¿Cómo quieres contar la historia de lo que te sucede?

¿Cómo puedes eliminar el ruido en tu cabeza para ganar más claridad?

¿Qué pequeñas cosas te dan una sensación de control y autonomía?

 

"Cuando identificamos y eliminamos los diálogos que nos impiden actuar en la dirección de nuestra salud y crecimiento, habrá en automático una sensación de poder, control y libertad"

 

Ahora vienen los Si….

 

Si eres nuevo por aquí y quieres conocerme un poco más, te invito a leer mi artículo (Estoy en reset), (Ya soy Mamá) y el primero que dio vida a este blog (La danza del Pavo Real).

 

Si disfrutaste de éste artículo, déjame tus comentarios sobre ¿qué te recordó? y ¿qué te inspiró? aquí abajo en la sección de comentarios de este blog.

 

Si crees que le será útil a alguien más, compártelo en tus redes sociales. Dirígete a la imagen de este artículo y encontrarás en el borde superior izquierdo los iconos para hacerlo.

 

Si quieres recibir semanalmente mis artículos a tu correo registraté aquí

No hay comentarios

Deja un comentario