4 formas de manejar tu sensibilidad

4 formas de manejar tu sensibilidad

Semanas atrás cuando visité una ciudad fronteriza en México por motivos de negocio mi energía física y emocional colapsó.

 

Un cuarto de hotel 5 estrellas con olores y ruidos inesperados, un viento desértico que te obligaba a mantener los ojos cerrados, experiencias en restaurantes poco recomendables, entre otros, crearon un ambiente externo que sin duda me robó un poco de paz.

 

Por lo general ser una persona sensible (lo que inicia con una conexión aguda a tus sentidos del olfato, gusto, tacto y vista), me ha colocado en situaciones en las que puedo ser juzgada como exigente o poco adaptable.

 

¿Te ha pasado algo similar?

Que tu sensibilidad le incomodó a otros

Que tu sensibilidad fue juzgada como exagerada

Que tu sensibilidad se entendió como fuera de lugar.

 

Dada nuestra naturaleza social, lo que otros piensan sobre nosotros (a menos que tengas trastorno narcisista), puede afectarnos, y los comentarios en torno a tu capacidad de percibir o sentir, lo que otros no perciben o sienten de manera tan aguda como tú, no sólo te coloca a la vista de todos, también puede influir en lo que crees correcto sobre ti.

 

Si algo similar has experimentado ¡No estás solo!, en ocasiones los comentarios externos en torno a mi sensibilidad han tocado la puerta de mi crítico interior y me he encontrado diciéndome: “Es una desgracia ser tan perceptiva”, “Sentir mucho o sentir más…..es igual a sufrir”, ¿porqué soy yo la única que veo esto?, ¿Porqué me siento tan diferente? y ¿sabes cuál es la respuesta?..........“Porqué lo soy”, y porque despertar, cuidar y nutrir mi sensibilidad ha requerido atención y la intención de hacerlo para no caer en las tentaciones del “vivir dormido”.

 

Algunas reflexiones y convicciones que hoy atesoro cuando se trata de mostrar mi sensibilidad son:

 

  • Mi sensibilidad es un privilegio por el que he trabajado. Vivir despierto, lo que significa estar atento a lo que me rodea afuera y a lo que sucede dentro de mi, necesita valentía y liderazgo en un mundo que constantemente nos bombardea con innumerables formas para vivir anestesiado, bien sea a través de la comida, bebida, o de la creación de falsas necesidades que asumimos verdaderas. Compararte con otras personas que no tienen la misma sensibilidad que tú no es un buen consejero.

 

 

  • Honro mi sabiduría interior. Madurar es electivo y un signo de madurez es poder sostener y mostrar nuestras convicciones, auto-conocimiento y dones independientemente de la aprobación de otros. Si te reconoces como una persona muy sensible, asegúrate de mostrar lo que percibes y sientes a personas que creas valorarán tu apertura.

 

  • No estoy irritable soy sensible. Ser una persona irritable implica que con gran facilidad te enojas ante cualquier situación que perturba tu comodidad. Ser sensible significa que detectas algo a tu alrededor que te afecta y respondes buscando la mejor adaptación posible. No compres las definiciones que otros quieren imponerte sobre tu sensibilidad.

 

  • Tú sensibilidad le incomodará a otros. Tú agudeza sensitiva puede recordarle a otros la tarea que se niegan a hacer consigo mismos, bien sea por temor al rechazo, o por miedo a lo que pueden encontrar si viven atentos a lo que sienten.

 

¿Alguno de estos 4 principios que resuenen contigo cuando se trata de entender y manejar tu sensibilidad?

 

Compárteme tus reflexiones aquí abajo, me encanta saber que no estoy sola en esto ¿cierto?

 

Éxitos

Coach Maru García

Comentarios ( 6 )

  • Omar Landaeta

    MI querida Maru:
    No lo había considerado con este nivel de detalle, pero si me ha sucedido que mi paz se ha visto perturbada con ocasión de factores que, probablemente, a otros no les generan absolutamente nada y hasta me han criticado por ello.
    La frase que más me gusta de todo lo que planteas, es donde nos invitas a no comprar las definiciones que otros puedan tener acerca de nosotros (tú haces mención a la sensibilidad pero yo lo veo más general, en este caso).
    Muchas veces nos detenemos e invertimos tiempo y energías, considerando lo que otros piensan o quieren hacernos ver que somos nosotros mismos, cuando eso no es más la percepción que ellos pueden tener, más no la realidad per se.
    Me gusta mucho también la invitación o el acercamiento a “no vivir dormidos’, porque estimo que la mayoría de las veces, se nos pasa el tren esperando grandes acontecimientos, cuando día a día tenemos miles de motivos para celebrar la vida. No solo la sensibilidad que nos nutre y nos permite muchas cosas, sino también el hecho de vivir en si, ya que es un motivo suficiente para que todos los días celebremos y demos gracias a Dios.
    ¡Refrescante tu lectura!
    Recibe un fuerte abrazo extensivo a toda tu familia.
    Con cariño,

    Omar.

    • ¡Omar!, tú eres un learning junkie como yo. Gracias por dejar tu mirada aquí en mi blog y por continuar la conversación. ¡Brazos!

  • Alicia Montero

    Hola Maru. Me resuenan y mucho. Haber vivido con un persona ciega toda mi vida me enseñó a usar y estimular permanentemente todos mis sentidos tradicionales y la lectura me ha despertado los que me conectan con mi interior. Eso me ha colocado en situaciones maravillosas muchas veces e incómodas otras y solo con paciencia y amor he podido superar las últimas. Cada día es una oportunidad para percibir el mundo y percibir-nos con más claridad, y convivir en armonía con otros seres humanos y el ambiente es una cualidad que requiere de esa percepción.
    Me gustó mucho tu artículo.
    Saludos desde Maracaibo, Venezuela.

    • ¡Hola Alicia!, me alegra que despertó tu reflexión y refrescó ese auto-conocimiento que tienes sobre tu sensibilidad y como usarla. Ciertamente paciencia y amor son ingredientes elementales para mantenernos en el camino de cultivar nuestra sensibilidad, no sólo para nosotros, sino también para quienes en casiones no nos comprenden. ¡Éxitos!

  • Maria Vera

    Buenas Noches Maru,
    Nada se compara a vivir despierto,descubrir, aceptar y honrar eso que nos hace diferentes y especiales a pesar de lo que puedan opinar los demás.
    !Un abrazo y Bendiciones para ti!
    Gracias por compartir.
    María Alecia Vera

    • ¡Hola Maria!, ya veo que eres una mujer que vive despierta y que lo disfruta. Gracias por continuar la conversación por aquí. ¡Éxitos!

Deja un comentario